28/03/2022

¿DE QUÉ HABLAMOS CUANDO HABLAMOS DE TIPOLOGÍAS?

Cuando una buena eleccion es la diferencia

 

Cuando estamos proyectando o diseñando o inclusive imaginando la casa de nuestros sueños, son muchas las decisiones que debemos tomar, decisiones estructurales y otras que se refieren a las terminaciones como ser los pisos, el color de las paredes, las aberturas y sus tipologías, y hasta los objetos de decoración y muebles. Entre tantas opciones a veces la decisión no es tarea fácil.

Cuando nos referimos específicamente a las aberturas, es importante destacar que no sólo hay que elegir el producto más adecuado en cuanto a material y prestaciones, sino que la correcta elección de la tipología para cada ventana y cada ambiente resulta también esencial porque de esto dependerá su maniobrabilidad, su funcionalidad y seguridad. Además, elegir una tipología correcta puede ser un factor de diseño fundamental a la hora de lograr ambientes amplios, luminosos y de gran confort interior, siguiendo las últimas tendencias en arquitectura y decoración.

Si tenemos en cuenta que la tipología de una ventana está dada por el tipo de apertura que posibilitan, podemos decir que se dividen en batientes (o de abrir), corredizas y paño fijo, con sus variantes dentro de cada tipo. Pero entonces ¿qué debemos considerar a la hora de elegir la más adecuada? Es importante evaluar previamente ciertas cuestiones relacionadas con la funcionalidad buscada en la ventana. Por ejemplo, si será necesario ventilar el ambiente, caso en el cual no podría elegirse un paño fijo. La disposición del mobiliario es otro aspecto a considerar si se elige una tipología de abrir, porque habrá que considerar que el barrido interno de la ventana no sea vea obstaculizado por los muebles. Por otro lado, a veces no suele tenerse en cuenta que se pueda realizar luego una correcta limpieza de las ventanas por dentro y por fuera.

En relación al diseño, es necesario hacer una correcta evaluación del lugar donde se instalará la ventana, el tamaño deseado y la estética deseada para ese ambiente, no es lo mismo la ventana principal del living o la habitación, que suelen tener gran protagonismo y donde se buscará privilegiar un buen caudal de luz y gran amplitud visual, que una ventana en el baño, en un pasillo, un lavadero, etc, donde suelen colocarse ventanas más pequeñas.

Por ejemplo, la tipología Corrediza de 4 guías del Sistema A40 de Aluar, es una opción ideal para ser usada en livings, salones de usos múltiples (SUM), y quinchos, porque al permitir un corrimiento total de las hojas, brinda una apertura máxima, logrando una conexión y fluidez del espacio interior con el exterior y generando una gran sensación de amplitud y continuidad. ver video

Por su parte, la tipología hoja corrediza + paño fijo también del sistema A40, tiene la particularidad de permitir colocar una puerta o ventana corrediza junto a un paño fijo, para lograr grandes superficies vidriadas privilegiando las vistas al exterior. Además permite optimizar la disposición del mobiliario interior, dado que la apertura se encuentra únicamente en la hoja corrediza. Esta opción dará una mayor entrada de luz y una gran sensación de amplitud a los ambientes.

 

En definitiva, con una correcta elección de la tipología podemos sacarle el mayor provecho a las ventanas, logrando confort interior y una adecuada funcionalidad, pero también el diseño soñado para nuestros ambientes.

Para ver más sobre sistemas y tipologías ingresá a www.aluar.com.ar/sistemas